🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Género

Comentario de las directoras: Ovarian Psycos

Por Joanna Sokolowski, Kate Trumbull-LaValle

24 mar 2017

Compartir

Traducido por Aida Flores

La historia de Ovarian Psycos llegó volando a nuestras manos. Queríamos hacer una película juntas desde hace tiempo, una película que tratara de mujeres, pero no había una historia que nos moviera a filmarla. Y entonces escuchamos de las Ovas.

Joanna Sokolowski, codirectora de <em>Ovarian Psycos</em>.

Joanna Sokolowski, codirectora de Ovarian Psycos.

Como muchos de sus fans, nos fascinamos con sus temerarias políticas, su insolente acercamiento al feminismo y su desvergonzada estética: un híbrido entre chicanas, riot grrrls, zapatistas y militantes punk. Con paliacates cubriendo sus caras, haciendo su señal Ova y diciendo un eslogan con el que no sabes si reír o llorar: “Ovarios tan grandes que no necesitamos pinches huevos”, nos enamoraron por completo. No tardamos en darnos cuenta de que este era un momento importante en la historia, una clara extensión del movimiento por los derechos civiles que se dio en el Este de Los Angeles, cuna del Movimiento Chicano, y también, uno que debía documentarse y compartirse; un momento en la historia que reflejaba la memoria de las mujeres que han peleado por la igualdad racial y de género, y que a pesar de eso, continúan siendo invisibles.

Las Ovas rinden homenaje a las mujeres del pasado y también reinventan su propia identidad híbrida como mujeres de color y feministas citadinas.

El concepto que teníamos de la película en un principio era el de toda una historia de súper heroínas; una historia en la que un grupo de mujeres seguras de sí mismas e inquebrantables –las Ovas– toma las calles en bicicletas, escupiéndole a los convencionalismos sociales y rebasando las expectativas. Pero una vez que comenzó la producción, la película tomó un giro. Las verdaderas súper heroínas estaban detrás de cámaras, en la vida diaria, en sus relaciones personales como madres, hijas y hermanas. Descubrimos a unas mujeres de clase trabajadora fuertes, pero vulnerables, y que como todos nosotros, tienen que lidiar con traumas y decepciones. Ser feministas no es algo que las Ovas eligieran, sino algo que heredaron. Lo heredaron al vivir en una comunidad envuelta en el movimiento de los derechos civiles, en una realidad y con las dificultades de crecer en medio de la colonización, la inmigración, el racismo, la misoginia y la violencia de género. Estas eran mujeres dramatizando el poder y la libertad públicamente en sus bicicletas por las noches, y al mismo tiempo luchando por mantener el mismo poder en su rol de madres solteras, artistas, estudiantes y trabajadoras.

Kate Trumbull-LaValle, codirectora de <em>Ovarian Psycos</em>.

Kate Trumbull-LaValle, codirectora de Ovarian Psycos.

Anoche le mostramos a todo el crew de Ovarian Psycos la película terminada. Seguimos regocijándonos de lo brillante que fue ese momento. Rieron y lloraron. En el cuarto con 20 Ovas (entre retiradas y actuales), lo que más resonó fue lo gratificante de verse, de ver sus historias y sus esfuerzos reflejados en la pantalla grande. Esperamos que esta película atraiga a las mujeres y niñas inadaptadas que las Ovas buscan atraer, aquellas que sienten que no encajan, las que viven “en riesgo” y que son invisibles para la sociedad. Pero también esperamos que toda la gente (madres, hijas, padres, hijos) pueda echar un vistazo a algo auténtico, a algo que reconozcan al ver las historias de Xela, Evie y Andi, algo que les ayude a expandir su entendimiento colectivo de las políticas de género y de raza, y de lo que es el feminismo y de cómo debería verse.

Relacionados

Más documentales sobre Género

Patrocinadores