Música

Invitados por Lafourcade

Reseña de Hasta la raíz

Por Saul Urbina-Johanson

21 mar 2017

Compartir

No había tenido el gran honor de escuchar la voz de Natalia Lafourcade y estoy feliz de que mi primera introducción a su melodiosa existencia fuera a través del documental Hasta la raíz. Las razones de mi reciente admiración por Lafourcade son infinitas. Gracias a Hasta la raiz podemos ver su gozo, su agradecimiento y, sobre todo, su valentía tan presente en la vulnerabilidad que demuestra en el documental.

Ella, 100% valiente y vulnerable, nos invita a ver la dinámica de sus cambios y de su crecimiento a lo largo de 53 íntimos minutos. Lafourcade al principio de la película difiere mucho de Lafourcade al final de la misma.

Su álbum comenzó como un álbum clásico de angustia romántica y termino como un álbum sobre la transcendencia de su identidad como mujer latina independiente.

No es coincidencia que este álbum sea uno de los más exitosos de su carrera musical, ganando varios galardones, incluyendo más de cinco premios Grammy. La gente de todo el mundo se conectó a su álbum y a su documental, porque la conexión entre su persona y su proceso musical es palpable en sus melodías. Nos invita a ser sus amigos y a estar con ella durante nuestros cambios y los suyos. En algo tan trivial como su corte de pelo, podemos sentirnos identificados con la necesidad de un cambio para salir adelante y encontrar la luz al final del túnel.

 Al recordar que una obra maestra como este álbum requiere años de desarrollo personal y musical, podemos apreciar la visión artística de Juan Pablo López-Fonseca y de Bruno Bancalari, que dirigieron el desarrollo de Hasta la raíz hasta convertirse en una exaltación de la esperanza que este álbum trajo para todos. Por ejemplo, al principio del documental, antes del nacimiento de este álbum, vemos una serie de fotos que no se vuelven a ver hasta cerca del final del documental, cuando una foto de un piano es sutilmente incluida sobre un piano: una situación completamente diferente -llena de éxito- que contrasta con la situación de extravío inicial. Al hacer el documental en blanco y negro con mínimo uso de color, López-Fonseca y Bancalari concentran la atención del espectador no en lo ostentoso del éxito de Lafourcade, sino en lo personal y bello de su desarrollo musical y personal.

La conexión entre su persona y su proceso musical es palpable en sus melodías.

La conexión entre su persona y su proceso musical es palpable en sus melodías.

A pesar de poder conectarnos con ella mediante su música, el documental claramente le agrega toda una nueva dimensión a la artista. El documental comienza con Lafourcade “invitándonos” al lugar íntimo de la producción de su música. Ahí, vemos cómo su música crece. Especialmente, ella nos cuenta sobre el proceso detrás de “Palomas blancas”, una canción que trajo cantidades comparables de gozo y tensión a ella y a su equipo. Ella nos cuenta sus payasadas hipotéticas de ser un vampiro de noche y una compositora de día, y nos muestra su gozosa expresión al compartir la música con su equipo, que no cambia cuando comparte su música con sus fans. Artísticamente, López-Fonseca y Bancalari terminan el documental con esa expresión tan tierna de Lafourcade, que está presente en las escenas más íntimas y en las escenas más públicas de su vida.

Documentales

Hasta la raíz
Bruno Bancalari, Juan Pablo López-Fonseca, México 2016
Ver ficha

Relacionados

Más documentales sobre Música

Patrocinadores