Género

Ovarian Psycos: Sobre las ciclistas más emprendedoras de East L.A.

Reseña de Ovarian Psycos

Por Adaline Torres

6 mar 2017

Compartir

Lo mejor de Ovarian Psycos son sus protagonistas—las psycos—cómo ellas y sólo ellas eligen contar sus historias y describirse en su página web:

Womxn of color, sisters, mothers, overgrown knuckleheads, riders, writers, students, wage slaves, hustlers, artists, MCs, poets, intellectuals, radical scholars, passionate womxn, environmentalists, urban farmers, medicine womxn, militants, feminists, renaissance womxn, fearless fierro riders and modern-day charras on steel horses

Sin exageración alguna, así lo comprobamos en este valiosísimo documental de Joanna Sokolowski y Kate Trumbull-LaValle: casi todas las psycos cumplen con muchos de esos roles a la vez, y canalizan en cada uno de ellos todas sus energías, sensibilidades y resistencias. En ocasiones el día a día les puede pesar mucho, pero ellas nunca dejan de dar su máximo, pues tienen un compromiso sólido con sus familias y con sus amigas; con su barrio y con su comunidad inmediata; y con un presente-futuro más justo, con menos trauma: un presente-futuro que la History—más de 500 años de colonización y white supremacy—les ha negado. Por eso ellas prefieren escribir su Herstory, en espacios libres de opresión, como el colectivo femenino que fundó Xela de la X, Ovarian Psycos, donde organizan, por ejemplo, bici rodadas que se organizan de acuerdo al ciclo de la luna y en las que participan solo mujeres.

“Ovarian Psycos”, Ambulante Gira de Documentales 2017

Bici rodada de Ovarian Psycos.

Pero las psycos muchas veces se movilizan más rápido que la luna, según la urgencia de las necesidades comunitarias, específicamente las de East L.A., la cuna urbana que las crió y les dio su tough skin, que nunca es símbolo de insensibilidad, más bien de paciencia y resiliencia. Poco después de enterarse de que habían matado a una mujer-hermana de su comunidad, hay una escena en la que Xela se cuestiona seriamente: “¿Cómo es que le fallamos a esta chica?” En ese momento nos queda clarísimo: ni Xela ni las demás psycos le fallaron a su vecina, y su resistencia además de ser responsable y honesta, también es humana. Las psycos sienten los dolores de sus vecinxs muy profundamente y están muy conscientes de la marginación, local y global, de estos dolores. Por eso estas ciclistas-psycos van en manada y por el medio de la calle, para resistir esa marginación, honrar su libertad y aplastar los estigmas.

En definitiva, este documental nos presenta una visión inspiradora y poderosa del colectivo Ovarian Psycos, de su estructura y organización internas y de su respectiva exteriorización, ambos procesos tan juiciosos como unapologetic. La labor de las psycos es eterna, muy dedicada a preservar y diseminar la hermandad, la solidaridad, la tradición, el respeto, la reinvención y la lucha como valores comunitarios claves. Entonces Ovarian Psycos también es un documental para aprender sobre las luchas polifacéticas e interseccionales de las psycos y, así mismo, ensalzar su valiente labor sin que la humildad que las mantiene firmes y exitosas pase por desapercibida. Por eso sobran los momentos en los que la cámara persigue a algunas psycos cuando lloran y viola su intimidad; en estos momentos, el documental pierde su enfoque más potente: un retrato de mujeres emprendedoras, que aun bajo el yugo de un mundo opresor, se montan todos los días en sus bicis a retomar y a redefinir la calle, el barrio, la familia y todo lo que implica ser mujer.

Relacionados

Más documentales sobre Género

Patrocinadores