Género

Ventanas a la violencia doméstica

Reseña de Batallas íntimas

Por Ma. Cristina Alemán

1 mar 2017

Compartir

Frente al reto de abordar un tema tan amplio y complejo como la violencia doméstica contra las mujeres alrededor del mundo, Lucía Gajá construye estructuras narrativas y visuales que nos permiten hacer sentido de lo que vemos, escuchamos y sentimos. Batallas íntimas es como un bordado exquisito en el que cada hilo ocupa su lugar para al final revelar un patrón, un dibujo completo.

"Batallas íntimas", Ambulante Gira de Documentales 2017

¿Felices para siempre? No tanto.

Todo comienza por la boda, naturalmente. El documental nos presenta una serie de imágenes idílicas de archivo con las que todos estamos familiarizados: ellas de blanco, ellos de traje oscuro, todos regalándole su mejor sonrisa al fotógrafo. ¿Felices para siempre? No tanto. En la siguiente escena, Martha describe ante un grupo de abogados los abusos que sufrió a manos de su marido. El contraste entre ambas situaciones es como recibir un balde de agua fría. Ya con los espectadores despiertos, Batallas íntimas continua con imágenes de edificios alrededor del mundo, de una multiplicidad de ventanas. Así, sin necesidad de estadísticas ni de un narrador omnisciente,entendemos que el caso de Martha no es único, que detrás de cualquiera de esas ventanas podría haber víctimas de la violencia.

"Batallas íntimas", Ambulante Gira de Documentales 2017

Detrás de cualquiera de esas ventanas podría haber víctimas de la violencia.

No siempre es útil considerar el contenido y la forma de una película por separado, pero en el caso de Batallas íntimas vale la pena hacer el ejercicio. Lo primero que resalta del documental es la cantidad de trabajo de investigación que implicó y los retos de producción que fue necesario superar. Se basa principalmente en el testimonio de cinco mujeres: Martha, en la Ciudad de México; Ruksana, en Nueva Delhi; Carmen, en Sevilla; Minna, en Helsinki; y Lehra, en Nueva York. Hacer Batallas íntimas requirió viajar por el mundo, conocer a muchas mujeres y escuchar sus historias. ¿Cuánto material deben haber capturado en esta búsqueda? Y, lo más difícil, ¿cómo le dieron orden? Aquí es donde entra la forma.

Batallas íntimas está construida de símiles.

Conocemos a las cinco mujeres mientras hacen el mandado, desde un mercado callejero en la Ciudad de México hasta un supermercado en Helsinki, las tiendas varían pero la actividad es la misma. Entrelazados con las entrevistas, los paralelismos continúan: seguimos a las mujeres en sus trayectos diarios, caminando por un parque o de espaldas admirando el paisaje de sus respectivas ciudades. Sus experiencias son únicas, pero tienen ingredientes en común: la culpa, la vergüenza y el miedo. Poco a poco, nos damos cuenta de que el documental también está ordenado por el principio de la progresión, pues la gravedad de los abusos que ellas relatan va creciendo junto con nuestra indignación. De esta manera, los elementos de Batallas íntimas tejen un entramado en el que se aprecia un mensaje contundente: no podemos seguir normalizando la violencia doméstica y de género.

Relacionados

Más documentales sobre Género

Patrocinadores