🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Literatura

El fraude mito de JT LeRoy

Reseña de Escritor: la historia de JT LeRoy

Por Hayde Corona

21 abr 2017

Compartir

“No puedes levantarte en medio del tsunami” le dijo Billy Corgan (líder de The Smashing Pumpkins) a la escritora Laura Albert cuando se hizo público que ella era JT LeRoy, no el rubio andrógino que tantas celebridades adoraban. Y es que todo el mundo que había creado, aunque fuera real para ella, arrastraba tantas mentiras que no había forma de salir de ahí ileso.

Escritor: la historia de JT LeRoy es la redención de Laura -pero sin lágrimas ni sangre, que a los estadounidenses les encantan- y aunque simpaticemos o no con ella, su historia definitivamente es tan interesante y complicada como los libros que escribió, y que se convirtieron en obras de culto.

“No puedes levantarte en medio del tsunami” le dijo Billy Corgan.

“No puedes levantarte en medio del tsunami” le dijo Billy Corgan.

Desde pequeña, Albert no se sentía cómoda en su propio cuerpo, había alguien más ahí, alguien que necesitaba contar su historia. Un chico de ojos azules, “Terminator”, él también había sufrido, aunque de formas muy diferentes a Laura. Al manifestarse, servía como una bocanada de aire para Laura cuando ella sentía que se ahogaba y esta sensación poco a poco hizo que JT cobrara vida, en un cuerpo prestado, el de la –en ese entonces– cuñada de Albert.

Al no querer dar la cara y en una época en la que el Internet no era tan accesible, el teléfono se convirtió en una pieza central para Laura. Y también para el documental, pues para contar cómo se fueron desarrollando los hechos recurre a grabaciones de las llamadas telefónicas entre JT y su equipo de trabajo y amigos. En una historia tan rebuscada donde todo el tiempo estás dudando de la veracidad de las cosas, parece que con estos recursos se busca legitimar todo lo que pasó.

Su historia es tan interesante y complicada como los libros que escribió.

Su historia es tan interesante y complicada como los libros que escribió.

Albert tiene perfectamente registrado todo: llamadas, fotos, mensajes por fax, videos. Uno de los mayores aciertos de la película es que ella es el hilo conductor; de cualquier otra forma sería un caos, un teléfono descompuesto donde nada tendría pies ni cabeza. Es ella quien debe contar cómo se fue dando todo y, en algunos casos, justificarse.

Otro mérito es la edición que da vida -de forma muy estilizada, a veces recurre a la animación- a todas esas palabras que se escribieron y dijeron, pues el ritmo debe mantenerse durante casi dos horas. En el momento en el que la avalancha está por caer, la emoción, los nervios y las ganas de saber qué pasó están ahí como en todo buen clímax.

Los escritores tienen derecho a usar seudónimos, muchos lo hacen y nadie los ha acusado de fraude.

El detalle de JT LeRoy fue que el “nombre falso” cobró vida y se relacionó con muchas personas que perdieron su credibilidad y quedaron como tontos ante los medios al conocer la verdad. Pero para muchos otros, los que aceptaron compartir parte de sus conversaciones, fue real. Después de todo, vivieron momentos agradables junto a JT que nadie puede negar que sucedieron.

 

Al final, toda adicción tiene un precio y, por más irónico que parezca, una escritora adicta a la ficción tuvo que pagar las consecuencias de construir no un engaño, ni un fraude –por lo menos no para ella– sino un mito. ¿Por qué? Porque los libros ahí están y hablan por sí mismos, porque en su contraportada dice: “ficción”, porque puede que al comenzar a leerlos no tengas ni idea de quién es JT LeRoy y no te importe, pues hay quien da mayor peso al contenido que a la biografía del autor. Aunque siempre se agradece que ésta sea igual de atractiva.

Relacionados

Más documentales sobre Literatura

Patrocinadores