🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Conflictos sociales

Retratos de Siria en #Ambulante2017

Por Ma. Cristina Alemán

14 abr 2017

Compartir

La situación en Siria se ha convertido en un sinónimo del horror de la guerra en nuestro imaginario colectivo contemporáneo. Las causas del conflicto son complejas, y cada vez parecen complicarse más, pero no es necesario conocer a fondo las motivaciones geopolíticas de Rusia y de Estados Unidos (ni de los demás países involucrados), ni la lucha de poder entre chiítas y sunitas que enfrenta al gobierno de Bashar al-Assad contra los insurgentes, para sentirse profundamente conmovido por las devastadoras noticias que llegan de Siria.

Siria se ha convertido en un sinónimo del horror de la guerra.

Siria se ha convertido en un sinónimo del horror de la guerra.

Desde los inicios de la guerra civil, en 2011, circulan en Internet imágenes de las víctimas, sobre todo niños heridos, muertos o en condición de refugiados. Y cuando nos enfrentamos con una de estas fotos, la recibimos con una mezcla de tristeza, indignación e impotencia, y antes de compartirla con nuestros contactos surge la pregunta ¿para qué? En su libro La prueba de lo real en la pantalla, François Niney se pregunta “¿Cómo hacer para filmar al otro sin caer en el exhibicionismo? ¿O en la banalización de los horrores?”. Y es que fuera de contexto, difundir la imagen de un bebé ensangrentado difícilmente soluciona el problema.

“¿Cómo hacer para filmar al otro sin caer en el exhibicionismo?"

“¿Cómo hacer para filmar al otro sin caer en el exhibicionismo?”

Niney finalmente propone al cine como una alternativa a la “banalización de los horrores”, escribe: “La apuesta documental no consistiría pues, de hecho, en reproducir el mundo (imposible objetivo), sino en interrogarlo realmente, en buscar en él los ángulos visuales reveladores y un montaje significativo”.

Ambulante 2017 ofrece dos retratos de Siria que lejos de explotar la imagen de las víctimas en aras de la objetividad, se acercan al conflicto desde una perspectiva humana.

Las 470,000 muertes calculadas por el Centro Sirio para la Investigación Política y la miserable realidad de los sobrevivientes que permanecen en Siria se vuelven patentes en Los últimos hombres en Alepo (2017), dirigido por Feras Fayyad y Steen Johannessen. Este documental sigue a Khalid, Subhi y Mahmoud, tres miembros de la organización humanitaria Cascos Blancos que han decidido quedarse en Alepo para salvar vidas. Sin entrar en controversia política, el documental muestra las sangrientas consecuencias de la guerra a través de la experiencia de estos hombres y sus familias. Cecilia Torres escribe en su reseña para Ambulante: “Aunque el llamado de ayuda nunca se muestra explícitamente, la injusticia es obvia y nos recuerda –al mundo occidental– nuestro papel en los horrores de la crisis humanitaria en la que se encuentran estas personas inocentes”.

Vemos la guerra a través de la experiencia de estos hombres y sus familias.

Vemos la guerra a través de la experiencia de estos hombres y sus familias.

Por otro lado, los 4.8 millones de personas que han huido de Siria –en su mayoría mujeres y niños– y el 10% que busca refugio en Europa son representados en Un año sin mis papás (2015), de Els van Driel. Este documental retrata a Tareq, de once años, quien debe dejar atrás a sus padres y hermanitos para huir de la guerra. Una vez que llega a Países Bajos, después de un peligroso viaje, debe ser paciente y esperar para volver a ver su familia. En su reseña para Ambulante, Isabel Alexander escribe: “A pesar de todo, un aspecto permanece firme: el espectador se ve reflejado en Tareq”. En entrevista, la directora de Un año sin mis papás y creadora de la serie de televisión “Just Kids” habló de la importancia de que los niños puedan ver la realidad de otros niños. Añadió: “Creo que si miras las cosas a través de los ojos de un niño puedes tener una visión más clara y más justa de lo que está bien, lo que está mal y de lo que debería hacerse”.

"Un aspecto permanece firme: el espectador se ve reflejado en Tareq”.

“Un aspecto permanece firme: el espectador se ve reflejado en Tareq”.

En ambos casos, la empatía resalta como hilo conductor. Conocer los datos es importante, saber qué podemos hacer al respecto también. Sin embargo, antes de tomar acción posiblemente lo mejor sea ver el conflicto al nivel de los individuos, entender que esas atrocidades están siendo cometidas contra personas que son exactamente como nosotros, que podrían ser nosotros. Ambulante 2017 ofrece dos ventanas desde las cuales podemos comenzar a comprenderlo.

Fuentes:
Niney, François (2009). La prueba de lo real en la pantalla: ensayo sobre el principio de realidad documental. México: UNAM.
BBC Mundo

Relacionados

Más documentales sobre Conflictos sociales

Patrocinadores