🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Migración

El lenguaje como un espacio de ensayo: extractos de una entrevista con Nele Wohlatz en MUBI

Entrevista extraída del press kit de la película

Por Ambulante

31 may 2017

Compartir

Traducido por Aída Flores

Al igual que tus personajes principales, Xiaobin (Xiaobin Zhang) y Vijay (Saroj Kumar Malik), tú migraste de otro país a Argentina. ¿Qué tanto la película retrata tu propia experiencia y cómo concebiste tu acercamiento como cineasta a este tema?

Llevaba ya viviendo en Argentina tres o cuatro años, y seguía confundida sobre formar parte de esta sociedad, cuando se me ocurrió la idea de la película. Vivir lejos de mi lengua materna y no poder entender las partes más sutiles de la lengua que hablaba diariamente me hacía sentir inepta como directora. Entonces pensé: si no me siento parte de los aspectos más íntimos de la sociedad, debería de hacer algo que surja de mi perspectiva de extranjera.

Terminé dando clases de alemán para ganar dinero y pregunté en la escuela de idiomas si podía entrevistar a los estudiantes de la clase de español. Me dijeron que sí, pero que casi todos los estudiantes de español eran chinos. Yo desconocía completamente la cultura china. Me intrigó la idea de tener como protagonistas a personas que eran totalmente extranjeros para mí y yo para ellas. Siempre habría una distancia entre nosotros, que reflejaría justo la distancia de la que yo quería hablar: la que existe entre una extranjera y su nuevo mundo.

Después, durante la filmación, me di cuenta de que lo que estábamos haciendo en realidad era crear algo bello en una lengua mal usada; estábamos creando sentido con un lenguaje muy pobre.

Me di cuenta de que hacer esta película se trataba también de apropiarnos de nuestro nuevo idioma”.

Desde el título, El futuro perfecto, se anuncia el deseo de presentar libremente diferentes caminos de la misma narrativa. Parece que tu película disfruta jugando con la ficción y recreando sucesos cotidianos. ¿Cuál fue tu proceso al escribir y estructurar la película?

Las escuelas de idiomas podrían entenderse como lugares para ensayar una nueva identidad después de migrar. Así fue como se me ocurrió usar las escenas en la escuela como elementos estructurales de la película. Tienes las escenas de la vida de Xiaobin desde que llega a Buenos Aires, y tienes las escenas en la escuela de idiomas en las que vemos a un grupo de estudiantes ensayando su texto nuevo, que es el español. Lo que Xiaobin estudia en la escuela, lo intenta reproducir en la calle, y así se desarrolla el argumento. Cada vez que aprende algo nuevo, puede hacer más cosas, y por lo tanto pueden suceder más cosas en la película. Esa era la idea básica del guion.

Xiaobin y yo empezamos a pasar mucho tiempo juntas yendo a diferentes lugares de la ciudad. Platicábamos de nuestras experiencias en Buenos Aires como extranjeras, y yo recolecté las pequeñas anécdotas, las observaciones y los comentarios que podían ser interesantes. Ella se convirtió en alguien que me agradaba mucho y yo en alguien importante para ella, así que hubo una influencia mutua desde el principio. Eso no permitiría distinguir bien entre la realidad y la imaginación, la ficcionalización y los eventos reales.

Para la estructura dramática, le pedí ayuda a Pío Longo. ¿Pero cómo haríamos que Xiaobin actuara su propia vida? ¿Cómo funcionaría el proceso de representarse a sí misma? Teníamos que probar lo que estábamos escribiendo, entonces empezamos a ensayar: Xiaobin y Pío representaban los pequeños diálogos que escribíamos basados en cosas que ella me había dicho, y así intentamos saber qué era lo que funcionaba y qué no. Los ensayos también fungían como clases de actuación.

En el segundo año, di un taller de actuación en la escuela de idiomas para estudiantes chinos de español. Veía a los compañeros de Xiaobin como un coro griego que interrumpía la vida de la protagonista para comentar sobre ella o hacer predicciones. Tuve que inventar ejercicios de español que mantuvieran el argumento, basándome en los aspectos más performativos de las clases de idiomas. Cuando sentí que era el momento, empezamos a grabar las escenas. El salón que ves en la película era nuestro espacio de ensayos; la mayoría de los actores chinos en la película eran participantes del taller.

En un punto de la narrativa surge una historia de amor. Es algo muy particular porque la nueva pareja tiene que crear sus propias dinámicas para comunicarse y entenderse y, al mismo tiempo, lidiar con sus diferencias culturales. ¿Puedes hablarnos sobre la decisión de hacer de Vijay, un hombre de la India, el interés amoroso de Xiaobin?

La historia de amor está ahí porque es parte de la vida de Xiaobin, pero por muchas razones descartamos la posibilidad de filmar a su verdadero novio. Malik es el único de los personajes importantes que no se está representando a sí mismo, y eso fue muy interesante. La relación entre Vijay y Xiaobin seguía siendo un misterio para mí, no podía explicármelo. Malik es abismalmente distinto al Vijay verdadero, es de otra casta, es chef, tuvo un matrimonio arreglado por su familia, tiene un hijo.

Creo que el que haya sido una persona diferente me salvó de querer contar “la verdadera historia de amor”, me ayudó a ser más descriptiva. Intenté centrarme en los aspectos que revelaban algo del proceso de Xiaobin de llegar a una nueva sociedad, que escogiera a alguien que también estaba en un “limbo”, como ella; alguien ni de Argentina ni de China, un extranjero en una situación similar y, por lo tanto, igual a ella.

Esas limitaciones, como el no poder hablar el idioma oficial, pueden servir de lazo. Como parte del conflicto de llegar a la edad adulta, Xiaobin buscaba confrontar a sus padres provocándolos.

La vida diaria de Xiaobin en Argentina parece estar determinada por el vocabulario y la gramática que aprende de sus libros de texto de español. Pero al autonombrarse Beatriz/Sabrina su personaje adquiere nuevas capas. ¿Qué papel desempeña el lenguaje en la película y cómo es que este limita al personaje? ¿Cómo es que estos límites desatan el desarrollo de algo que es completamente nuevo para ella?

Yo pienso que el lenguaje nos determina, que sólo podemos pensar hasta donde las palabras que conocemos nos lo permiten. Tal vez por eso es tan humillante empezar a vivir en un idioma nuevo siendo ya un adulto.

Así que pensé en el personaje de Xiaobin como una persona determinada por su nuevo idioma, como alguien que se desarrolla en la película mientras va aprendiendo más el español. Al principio casi no hay diálogos, ya que ella no habla nada de español. En esa parte, la puesta en escena es más esquemática: las escenas no se desarrollan mucho en el tiempo, se relatan en una sola toma, como si estuvieran escritas por alguien con una memoria reducida, sin muchos detalles.

Al empezar a estudiar español, Xiaobin recibe un nuevo nombre —Beatriz—, como si tuviera una hipotética identidad nueva. Cuando conocí a Xiaobin, se presentó como Beatriz, pero ya era como el tercer nombre que probaba.

Los nombres en español eran como vestidos para ella. Se lo probaba buscando aquel que quedara mejor con su nueva identidad”.

En ese entonces, usaba diálogos del manual de español e intentaba usarlos en la calle porque era la única herramienta que tenía. ¿Qué sucede cuando alguien sólo puede hablar utilizando frases de un manual? ¿Qué tan lejos se puede llegar así? ¿Cómo le haces cuando el lenguaje no te está ayudando en lo absoluto? En la primera parte pensamos mucho en estas preguntas.

Antes de que Xiaobin usara un segundo nombre, antes de que probara ser Sabrina, hubo una elipsis. De repente, ya existía una relación más íntima con Vijay, pero él tenía que regresarse a la India porque su tiempo en Argentina había acabado. En esa parte, Xiaobin ya habla de manera más fluida. También fue en esa parte que le dimos oportunidad a Xiaobin de hablar en chino varias veces. Después de ser humillada por estar batallando para poder expresarse, recuperó la dignidad y la calma de alguien que puede unir identidad y lenguaje. Claro está que nunca perdió la habilidad de hablar en su lengua materna, pero se tardó un poco en encontrar las oportunidades para integrarla en su nueva vida diaria y para completar su nueva identidad como alguien que vive en dos idiomas.

En esa segunda parte, las escenas son más largas, tienen más desarrollo y más tomas. Y sólo al final de la película, en el futuro, es en donde usamos una edición continua para remarcar la ficción.

Relacionados

Más documentales sobre Migración

Patrocinadores