🤖 Consulta la convocatoria de voluntarios 2020 aquí

Proyección en el Atrio de San Francisco

Gira

Gael García Bernal, sobre cómo México planea rescatar su imagen con el cine documental

Ambulante Gira de Documentales, ahora en su 12ª  edición, ayuda al país a abrazar su propia identidad.

Por Eric Kohn

5 jun 2017

Compartir

La ceremonia de los Premios de la Academia de 2017 fue en gran medida un evento apolítico, pero Gael García cambió esta situación. Al copresentar el Óscar a mejor película de animación, reconoció la tensión actual entre la administración de Trump y los asuntos de inmigración, en específico los relacionados con México. “Como mexicano, como trabajador migrante, como ser humano, estoy en contra de cualquier muro que nos separe”, manifestó.

Gael García Bernal, foto por Karl Byrnison.

Durante los últimos doce años, Bernal ha puesto en acción este mensaje de unificación dentro de los confines de su país de origen, impulsando un país abatido por los reportes de la guerra contra el narco y otros problemas, para que se encuentre a sí mismo en las películas. Junto a su gran amigo y coprotagonista de Y tu mamá también, Diego Luna, y a la productora Elena Fortes, Bernal cofundó el festival de cine Ambulante en 2005.

Esta muestra de proyecciones itinerantes enfocada en el cine de no ficción lleva su amplia programación a ciudades y zonas rurales en todo el país durante dos meses”.

Fortalecido gracias al financiamiento gubernamental y al apoyo de la cadena mexicana de cines Cinépolis, Ambulante en su edición de 2017 exhibió 106 documentales, que se proyectaron a lo largo de 64 días en 42 sedes.

La programación es una mezcla ecléctica de lo mejor del cine documental a nivel internacional, desde No soy tu negro y Los últimos hombres en Alepo hasta a proyectos de producción local o realizados por estudiantes que muestran la vida cotidiana en México.

En el fin de semana de apertura en la Ciudad de México, a las proyecciones asistieron, en lugar de figuras de la industria, personas curiosas, intrigadas ante el prospecto de una programación distinta, que dio arranque con una proyección gratuita al aire libre de la película La cazadora de águilas en una plaza de la ciudad.

Ese mismo fin de semana, más de 300 cinéfilos acamparon en la región montañosa conocida como Los Dinamos para ver una proyección gratuita del documental Pólvora y gloria,  acerca de la celebración de fuegos artificiales en Tultepec, México, y participaron en una sesión extendida de preguntas y respuestas con el realizador, la cual duró casi lo mismo que la película.

Desafío Dinamos

Este entusiasmo generalizado es exactamente lo que Bernal y Luna tenían en mente. “Un diálogo muy interesante ocurre cuando la gente ve un documental en una misma sala”, dijo Bernal en una entrevista. “El discurso individual desaparece. Los argumentos se vuelven más sofisticados. Esto es lo que sucede cuando ves una plaza llena de personas viendo un documental de manera gratuita”.

Bernal se inspiró para fundar Ambulante luego de que la película de Eugenio Polgovsky, Trópico de Cáncer (2004), sobre una comunidad aislada en México cuyos habitantes atrapan animales para venderlos a los turistas, no logró tener un estreno en su propio país.

Me hizo sentir que no había oportunidad de que alguien viera la película, en específico aquellos que estaban retratados en ella”, comentó Bernal.

“Quizás tendría algunas proyecciones en algunos festivales, pero eso sería todo. Entonces decidí llevar esta película y otras a los lugares donde se filmaron. Se trataba más de una euforia utópica que de frustración”.

Cabe destacar que Ambulante recibe 44% de sus fondos de fuentes estadounidenses, un 40% de fondos federales y estatales, un 15% adicional de patrocinadores privados y apenas un 1% de taquilla y ventas de mercancía.

Ambulante se pensó más como una forma de activismo que como un negocio, y esa meta se ha extendido a su iniciativa educativa, Ambulante Más Allá.

Still de “Caricia”, documental producido por Ambulante Más Allá

Dicho programa se compone de talleres de realización en áreas rurales de México, en los cuales los jóvenes participantes producen cortometrajes sobre temas como la agricultura y las tradiciones familiares. Desde que este programa arrancó con el comienzo de Ambulante, el instructor de dicho programa y productor de documentales Carlos Rossini comenta que ha visto una mejora significativa en la sensibilidad de sus alumnos. “Antes, cuando les preguntaba a los alumnos cuál era el último documental que habían visto, me decían Semana del tiburón. Ahora, luego de doce años, eso ha cambiado. Hablan de las películas que vieron en Ambulante”.

El progreso comunitario enfatiza una meta mayor para el festival, que ahora dirigen Paulina Suárez, directora general; Roxana Alejo, directora operativa; y Meghan Monsour, directora de programación: la capacidad de ir más allá de los estereotipos que se tienen del país y de sus dificultades. “Esto es lo más importante para nosotros en este momento,” comenta Rossini. “Descubrir que toda la gente está de un solo lado. No es lo que todos dicen que es. No es una guerra, no es que todos son policías o políticos corruptos. Es un gran país que está trabajando y compartiendo cosas. Existen muchas dificultades, pero la mayoría de nosotros creemos que este lugar tiene futuro”.

Equipo de voluntarios y staff en la CDMX

Para Bernal, el festival le brinda a México una ventana a su propia identidad y, a la vez, la habilidad de escudriñar otras culturas. “Observar la otredad, entender y crear empatía sólo pueden llevar a algo bueno,” expresó. “Para mí, todas las películas son políticas”.

Relacionados

Más documentales sobre Gira

Patrocinadores