Conflictos sociales

Devolver la voz a lo que se convierte en cifra

Por Magaly Olivera

28 Nov 2017

Compartir

La violencia de género es un peligro que azota diversos lugares del mundo sin distinción de nacionalidad, edad, nivel socioeconómico ni formación académica. Esta verdad es evidenciada en el más reciente documental de Lucía Gajá (México, 1974) Batallas íntimas.

En un entrelazado de cinco historias, el documental filmado durante siete años describe los procesos de intimidación que enfrentaron mujeres de España, Estados Unidos, Finlandia, India y México; países aparentemente distantes entre sí, pero que se vinculan por un problema profundo, la violencia doméstica.

Cuando confrontamos las dimensiones que la violencia de género ha adquirido en el mundo, en la sociedad nace una especie de indiferencia que reduce a las mujeres que han sido atacadas e incluso asesinadas en una simple cifra. Para erradicar este síntoma y devolver su voz a las víctimas, Batallas íntimas brinda un rostro a lo que parecía una estadística. Con la misma intención, aquí se exponen las alarmantes cifras que presenta la violencia de género en los cinco países que recorre el documental, y ofrece como contraparte a la normalización del conflicto la historia privada de una mujer violentada dentro de su casa. Todos los casos aparecen retratados en el documental de Lucía Gajá, mientras que los datos provienen de ONU Mujeres.

México
México, junto con Centroamérica, encabeza la lista de regiones con niveles más críticos de violencia de género en América Latina y el Caribe, donde dos de cada tres mujeres asesinadas mueren a causa de su género.

Martha Báez fue víctima de violencia psicológica y física por parte de su exmarido. Para escapar de su hogar diseñó un plan de alto riesgo en el cual involucró a sus familiares y amigos con tal de poder salir de casa sin poner en peligro su vida, pues su pareja mantenía un control tan poderoso sobre su rutina que incluso medía los kilómetros que ella recorría en su auto.

Menos del 40% de las mujeres que sufren violencia de género buscan ayuda de algún tipo. Entre las que deciden hacerlo, menos del 10% lo hace a través de instituciones y mecanismos oficiales.

Cuando Martha por fin logró escapar de la casa en la que recibía agresiones físicas y psicológicas, decidió optar por el camino jurídico y denunció a su expareja. Luego de breves interrogatorios y protocolos estandarizados para medir las afectaciones de la violencia intrafamiliar en su hijo, un juez decidió que Martha debía compartir la custodia de su hijo con el padre, obligándola a permanecer en contacto constante con el agresor.

España
En 2012, casi la mitad de los casos de mujeres asesinadas en el mundo murieron en manos de un familiar o compañero sentimental, frente a menos del 6% de hombres que fueron asesinados ese mismo año. Además, hay 37 países en el mundo que no procesan a los autores de violaciones y agresiones si están casados o se casan después del episodio con la víctima.

Carmen Fernández sobrevivió a un intento de feminicidio por parte de su esposo, quien prendió fuego a una botella y se la dio a su pareja con la intención de dañarla, acción que tuvo como consecuencia la muerte de la madre de Carmen, y severas quemaduras en el cuerpo de la víctima. El juez responsable del caso dejó libre al agresor, quien, al ser bombero, recibió la categoría de “accidente doméstico” a lo que fue un intento de homicidio.

India
Más de 750 millones de mujeres que viven actualmente en todo el mundo se casaron siendo menores de 18 años. De esa cantidad, una de cada siete lo hizo antes de los 15 años. El matrimonio infantil es una costumbre arraigada en ciertas culturas que limita las oportunidades de niñas y mujeres y aumenta el riesgo de sufrir violencia doméstica.

Ruskana Khan vive en Nueva Delhi, donde la obligaron a contraer matrimonio con su propio primo a los 14 años de edad, con una escolaridad trunca en el noveno grado. A los 15 años tuvo su primer hijo, y al poco tiempo comenzó a recibir agresiones sexuales por parte de su marido, quien además robaba el dinero que ella obtenía al trabajar.

Finlandia
El 43% de las mujeres de los 28 estados miembros de la Unión Europea han sufrido algún tipo de violencia psicológica por parte de un compañero sentimental a lo largo de su vida. Además, una de cada 10 mujeres de la misma Unión Europea reconoce haber recibido acoso cibernético desde los 15 años de edad.

En Finlandia, la pareja de Minna Kavonious la agredió físicamente en reiteradas ocasiones luego de que él consumiera alcohol y drogas. Ella atribuye las reacciones explosivas de su expareja a lo retraída y poco comunicativa en relación a sus emociones que es la gente en su país.

Estados Unidos
De acuerdo con una encuesta del 2016, más de una de cada cuatro mujeres en Estados Unidos ha experimentado algún tipo de acoso sexual en el transporte público. Además, otra investigación del 2015 evidenció que el 23% de las estudiantes universitarias han padecido algún tipo de agresión sexual, y sólo del 5% al 28% ha denunciado.

Lehra Brooks fue amenazada de muerte, golpeada y violada de manera sistemática por su expareja, quien además sentenció terminaría con la vida de sus hijos para luego cometer suicidio, pues si Lehra no estaba con él, nadie de su familia debía permanecer con vida.

Las cinco historias narradas en Batallas íntimas son –aunque intensas y aterradoras– apenas una pequeña parte de un problema que no termina de crecer. La violencia doméstica debe erradicarse sin excepción alguna, y la obra de Lucía Gajá es una herramienta imprescindible para difundir la urgencia de este mensaje. El documental es una pieza clave para devolver la voz y el rostro a las mujeres detrás de las estadísticas y así humanizar a todos los involucrados en perpetuar y normalizar este tipo de agresiones; se trata de una oportunidad para reconocer con humildad y solidaridad la responsabilidad que tenemos todos y todas en detener la violencia de género en el mundo.

Consulta horarios y sedes para ver Batallas íntimas aquí

Relacionados

Más documentales sobre Conflictos sociales

Patrocinadores