🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Distinto amanecer

Reseña de Potentiae

Por Ma. Cristina Alemán

15 feb 2018

Compartir

Por las mañanas me levanto de la cama, desayuno, me lavo los dientes, me baño y me visto para salir. Fácil. Y no lo sé de cierto, pero me puedo imaginar que este ritual matutino es similar al de mucha gente. Entonces, ¿para qué mencionarlo? La primera premisa de Potentiae (dir. Javier Toscano) es que lo que parece pan comido para la mayoría, no resulta sencillo para todos. “Me levanto de la cama” no es tan automático si no tienes uso de tus piernas, “desayuno y me lavo los dientes” no es cualquier cosa si no tienes brazos, “me baño y me visto para salir” implica mucho esfuerzo si eres ciego. Así por escrito nada de esto es revelador, lo conocemos bien en forma de clichés (valora lo que tienes, no des nada por sentado, etc.), sin embargo, en Potentiae –a través del lenguaje audiovisual– estas verdades cobran una nueva fuerza.

Potentiae nos brinda la rara oportunidad de acercarnos libremente a la vida de un grupo de personas discapacitadas.

La música dramática, el narrador omnisapiente y los testimonios llorosos brillan por su ausencia, así como otros recursos de manipulación sentimental que usualmente acompañan a este tema. No hay diálogos que expliquen –y de cierto modo desarmen­– los retos a los que estas personas se enfrentan a diario. Subir por las escaleras de un paso peatonal con una sola pierna y sin brazos es difícil, no hace falta más que verlo, pero también es algo maravilloso. Al despojarnos de los prejuicios, la lástima es sustituida por la admiración.

La danza y la música ocupan un lugar central en <em>Potentiae</em>.

La danza y la música ocupan un lugar central en Potentiae.

Los personajes de Potentiae son extraordinarios en más de un sentido. Su discapacidad los hace poco comunes y también los obliga a ser, de alguna manera, mejores que la gente “normal” (un término problemático de por sí), pues tienen más obstáculos que superar. No sólo salen de casa a trabajar, sino que son DJs en fiestas populares, pertenecen a una orquesta de música guapachosa o a un coro de personas discapacitadas, nadan, corren, andan en bici y practican danza contemporánea. En medio de estas actividades, lucen espectaculares.

La ciudad sirve de escenario para las proezas de estas personas y en Potentiae se manifiesta en toda su inmensidad; primero en espacios urbanos diversos, desde el metro hasta una pista de atletismo, y luego en una toma aérea que se va cerrando hasta revelar a algunos de los personajes desplazándose por un callejón. Pero el documental no se limita a mostrar la cotidianidad, sino que por momentos se torna onírico –con luces, sonidos y espacios que parecen de otro mundo– y nos recuerda que la discapacidad es algo complejo de asir. Lo mejor que podemos hacer es verla de frente y nunca perder el asombro.

Relacionados

Patrocinadores