Género

El lado femenino de las favelas

Reseña de Baronesa

Por Samuel Maddox

14 mar 2018

Compartir

Traducción: Sara Sandoval.

Las favelas de Brasil generalmente están asociadas con el crimen, es decir, drogas, armas, y pandillas violentas de hombres que las usan y mueven. Sin embargo, las favelas son también, por supuesto, el hogar de familias, de pequeños negocios y de las mujeres que los dirigen. Baronesa sigue la vida cotidiana de dos mujeres, Andreia y Leidiane, que viven en una favela llamada Vila Mariquinha en las afueras de Belo Horizonte. Con una perspectiva poco común sobre la vida de la favela, la directora Juliana Antunes se sumerge profundamente en el mundo de estas mujeres, exponiendo sus luchas y fortalezas a través de sus interacciones diarias con la agresión masculina, su comodidad con su propia sexualidad, su capacidad para manejar un montón de niños y las formas en que logran encontrar alegría en sus circunstancias. La cámara de Antunes captura la profundidad –poco vista– de estas mujeres mientras discuten y desglosan todo tipo de temas, desde las preguntas cotidianas sobre criar una familia y mantener un negocio, hasta temas existenciales e intangibles como la muerte, el arrepentimiento y la justicia.

Aunque la violencia de la favela nunca se muestra en cámara y ocupa sólo una pequeña parte del diálogo (principalmente cuando su amigo entra en escena), los efectos de la misma aún se sienten a lo largo de la película.

Los padres están en la cárcel, las drogas están disponibles y detrás de todas las interacciones entre las dos protagonistas está el conocimiento de que su tiempo juntas está llegando a su fin. Desde el comienzo de la película, Andreia, la más realista de las dos mujeres, comienza a hacer planes cuidadosa y arduamente para trasladarse a Baronesa, una favela vecina, para escapar de los peligros a su alrededor.

El documental muestra las interacciones de estas mujeres con la agresión masculina.

El documental muestra las interacciones de estas mujeres con la agresión masculina.

Baronesa está marcado por la presencia femenina en la favela, mostrando escenas con movimientos giratorios de caderas, amamantamiento, manicuras y una imagen borrosa de una mujer desnuda recostada, proyectada por una linterna. Aún cuando muchas de estas instancias hacen referencia a las expectativas sociales impuestas a las mujeres, comúnmente para el placer de los hombres, su prevalencia en la  favela proyecta un tipo de poder femenino. Incluso en las interacciones entre las mujeres y su contraparte masculina, ellas proyectan fuerza y sabiduría, muchas veces ofreciendo al hombre consejos y sabiduría, e incluso castigándolo cuando se vuelve infantil. A medida que los hombres destruyen la vida de la favela poco a poco, son mujeres como Andreia y Leidiane las que vuelven a juntar las piezas; apoyando a los hombres, criando a los niños y manteniendo, en la medida de lo posible, la normalidad.

Relacionados

Más documentales sobre Género

Patrocinadores