🤖 Consulta las sedes y horarios de "El reino de la sirena" aquí

¿Cómo es la experiencia de un voluntario de Ambulante?

Ambulante tras bambalinas

Por Ma. Cristina Alemán

29 mar 2018

Compartir

La colaboración de los voluntarios de Ambulante es esencial para que la Gira se lleve a cabo en los distintos estados cada año. Pero, ¿qué hace un voluntario y cómo vive la Gira? En entrevista, Omar Jasso, quien ha sido voluntario en cuatro ediciones de Ambulante (desde 2015 hasta la fecha), comparte su experiencia.

¿Qué labores has desempeñado en tus cuatro ediciones como voluntario?

En 2015 y 2016 todavía no existía el esquema que implementaron el año pasado, en el que nos enfocamos más en distintas áreas. Entonces los primeros dos años estuve en sedes y desde el año pasado he estado en el área de producción. Yo siempre he apoyado desde la Ciudad de México.

¿Cómo te enteraste de la convocatoria de voluntarios por primera vez?

Fue sucediendo poco a poco. En 2014 y 2015 ya no tenía cosas que hacer de la universidad ni un empleo, entonces empecé a participar en convocatorias de distintos festivales como voluntario.

Me gustó mucho poder conocer desde dentro la estructura de los festivales.

Yo ya sabía de Ambulante y había ido varias veces como asistente, siempre me llamó la atención el cine documental y el tipo de cine que presentaban. Luego encontré la oportunidad de ser voluntario vía Facebook y en su página web; mandé mis datos y pasé por el proceso de selección.

¿Cómo es el proceso de selección?

Siempre ha sido muy similar. Primero llenas un formato en internet (en Google Docs) en el que pones tus datos, tus intereses, cuál es tu documental favorito o el que más te haya marcado, etc. Después te llaman para una entrevista en donde conoces al equipo más de cerca y te preguntan qué te gustaría hacer, en qué etapa de tus estudios estás, cómo andas de tiempo y cosas por el estilo.

¿Cómo es el entrenamiento para los voluntarios?

Usualmente comienza con una serie de juntas. Primero nos presentan a todo el equipo y a las diferentes áreas –los de proyección, administración, programación, producción y demás– para conocer a la gran familia que es Ambulante. Posteriormente nos muestran las actividades que vamos a desempeñar en específico; cuestiones de cómo se trabaja en Cinépolis, a qué hora tenemos que llegar, qué hacer si se presenta algún problema, aprender el asunto de las copias, conocer las diversas secciones de Ambulante y un poco sobre las películas de la programación… así a grandes rasgos, para familiarizarnos con todo lo que es Ambulante.

me gusta interactuar con personas que de otra manera no podría haber conocido.

Me gusta interactuar con personas que de otra manera no podría haber conocido.

Una parte súper importante de ser voluntario, especialmente si estás en sedes, es poder ofrecerle algo a los asistentes, no sólo una buena atención o una sonrisa, sino platicar con ellos y orientarlos sobre la programación según sus intereses. Por eso es fundamental conocer todas las secciones de la Gira, no tienes que aprenderte la ficha técnica de cada película, pero sí es necesario tener una noción mínima –ver los tráilers, leer las sinopsis– para que puedas decirle algo a los asistentes y atraer a más personas. En mi experiencia en las sedes, de pronto llegaban personas que no tenían la menor idea de qué era Ambulante y yo les explicaba, y finalmente ellos terminaban convencidos. Una parte que yo encuentro muy satisfactoria es mostrarle a alguien algo distinto o algo que normalmente no vería en una sala de cine comercial. También me gusta interactuar con personas que de otra manera no podría haber conocido.

¿Los voluntarios pueden ver las películas de la Gira antes de que inicie?

Claro. En la Ciudad de México estamos invitados a todas funciones de prensa, que van cambiando de sede, este año fueron en un Cinépolis y en la Cineteca Nacional. Pero siempre podemos ver las películas. Y sí es muy importante verlas antes, una vez que inicia la Gira ya casi no hay oportunidad porque obviamente hay que cumplir con otras responsabilidades.

¿Cómo es un día de trabajo para un voluntario de Ambulante?

Son muy intensos. Desde el año pasado estuve apoyando en el área de producción y te puedo platicar, por ejemplo, como fue el día de la inauguración. Usualmente se hacen en plazas públicas y en 2017 fue en el Monumento a la Revolución. Tuvimos que llegar con antelación para montar las sillas, normalmente la pantalla ya está lista, pero hay que quitar el empaque de las sillas y acomodarlas. Luego comienza a llegar el público y nosotros ayudamos a sentarlos. Son muy bonitas las funciones en plazas públicas porque la gente empieza a juntarse y a preguntar, “¿qué va a pasar?, ¿qué van a proyectar?” Entonces es una gran forma de atraer a los asistentes y que realmente conozcan a Ambulante. Ahí les presentamos el programa de mano y les damos más información sobre la Gira. Posteriormente, nos tocó apoyar en la fiesta de inauguración y controlar el acceso; ordenar cómo van entrando las personas, revisar que tengan la invitación correcta y ser muy políticamente correctos, porque los eventos son de cupo limitado y no siempre podemos dejar pasar a todos.

Se trata de siempre estar apoyando en lo que te soliciten y también de ser proactivo.

Se trata de siempre estar apoyando en lo que te soliciten y también de ser proactivo.

Otros eventos que me han gustado mucho han sido las presentaciones especiales, hace dos años en el Nevado de Toluca y el año pasado en Los Dinamos. Ahí también me tocó llegar temprano a cargar, montar, identificar las áreas donde iba a ser el camping, colocar los banners y ayudar en todo lo posible. Se trata de siempre estar apoyando en lo que te soliciten y también de ser proactivo, de ver lo que hace falta. En un espacio tan grande hay que tener cuidado con las personas: que no se vayan a caer, que no se vayan a salir, que sepan cuáles son los espacios en los que pueden acampar; y comunicarnos siempre de una manera muy atenta porque finalmente ellos son los invitados al festival. Estas presentaciones son muy extremas porque las condiciones climatológicas te pueden afectar de muchas maneras. Por ejemplo, al principio el clima estuvo muy bien pero luego llegó un momento en el que el frío estaba demasiado intenso, además hubo algo de temor porque pensamos que iba a llover, aunque finalmente no pasó nada. Ese evento en la montaña fue desgastante, sí, agotador también, pero fue una experiencia muy llena de satisfacción. Es uno de los muchos recuerdos gratos que tengo de Ambulante, participar en funciones al aire libre en condiciones un poco extremas pero muy agradables. En esa ocasión, el último documental terminó como a las tres de la mañana y sí hubo gente que se quedó a verlo. Estuvo padre ver este lado guerrero de las personas; hacía muchísimo frío pero ahí estaban, súper tapados con miles de cobijas, pero presentes.

¿Qué es lo que más te gusta de ser voluntario de Ambulante?

A mí me encanta el contacto con la gente: recomendarles las películas, hablar con ellos, invitarlos.

Muchas veces las personas sólo quieren que las escuchen y, aunque no sea estrictamente nuestra labor, es parte del diálogo que entablamos con ellos. Es muy enriquecedor, todas las personas siempre te van a enseñar algo.

¿Qué te deja esta experiencia para el resto de tu vida?

Por un lado, entender la labor titánica que implica hacer un festival, desde lo previo, el durante y el después. Es importante dimensionar todos los esfuerzos y todas las manos que se tienen que mover para que la gente disfrute del documental y de la Gira. Eso me enriquece como persona y también profesionalmente, el saber que tengo esa experiencia de ser voluntario en un festival tan grande como Ambulante.

Por otro lado está el contenido de los documentales, creo que la selección de Ambulante es muy buena y siempre se adecúa al contexto o a las situaciones específicas. He visto documentales que me han marcado, que quizás en el momento no son los más en boga, pero que con el tiempo se mantienen relevantes. Por ejemplo, ahora se estrena comercialmente La libertad del diablo (dir. Everardo González), pero yo tuve la oportunidad de verla antes en Ambulante; eso me ha sucedido con muchos grandes documentales. Ser voluntario en Ambulante es una experiencia de crecimiento como persona; a mí me gusta mucho adquirir conocimiento sobre el mundo y sobre mi identidad, y eso me han dado los documentales de Ambulante y Ambulante en general.

Relacionados

Patrocinadores