🤖 Consulta las sedes y horarios de "El reino de la sirena" aquí

Educación

De padres e hijos

Por Noemi Cuetos

23 may 2018

Compartir

Una Siria en guerra desde hace siete años, con más de 300 mil muertos y cinco millones de refugiados, es difícil de retratar. El conflicto tiene tantos frentes abiertos que ya ha sido calificado como una guerra mundial de baja intensidad. Hay fuerzas rusas y estadounidenses, tropas turcas y milicianos chiíes involucrados. También hay padres e hijos alistados en grupos radicales que luchan por liberar el país y establecer un califato islámico por medio de Al-Nusra, el brazo armado de Al-Qaeda en la región.

El director sirio Talal Derki, exiliado en Berlín, vivió dos años y medio con una de esas familias. La manera en que se aproxima para mostrar su verdad es uno de los elementos clave del documental.

No se puede estar más cerca ni filmar más silenciosamente. Con una Siria rota al fondo, nos muestra cómo Abu Osama y sus ocho hijos piensan, se relacionan, rezan y juegan, en un intento desesperado por entender la psicología de la radicalización. El seguimiento de la Ley Sharia y el apoyo incondicional a Al-Qaeda —porque según Osama “son ellos quienes defienden a los musulmanes en el mundo”— convierte a los niños en soldados yihadistas desde los diez años. Las prioridades son incuestionables: recitar el Corán de memoria, completar su entrenamiento militar y prepararse para la gloria del martirio. Insha’Allah (si Dios quiere). A través del fervor heredado de los niños, somos testigo de la desconcertante ideología talibán y las consecuencias del fanatismo religioso, y al mismo tiempo descubrimos la rutina diaria de un padre que se muestra afectuoso con sus hijos y desactiva minas abandonadas.

La película también habla de lugares no definitivos, que se dirimen entre reductos insurgentes y éxodos masivos; el territorio como razón irrevocable para irse, pero también para quedarse. El regreso a casa del director constituye un segundo intento —ya lo hizo con su documental Return to Homs— por reconciliarse con una tierra alterada de formas terribles, que no se parece en nada a lo que una vez fue.

Relacionados

Patrocinadores