🤖 Consulta la convocatoria de voluntarios 2020 aquí

Autorreferencial

Muchos hijos, un mono y un castillo

Por Luis Reséndiz

24 may 2018

Compartir

El teórico cinematográfico David Bordwell tiene una hipótesis que plantea cuatro formas en que los cineastas logran la innovación. Una de ellas, “el tema” —revelar una parte del mundo que desconocemos—, dice, es una de las formas en que los documentalistas innovan. Muchos hijos, un mono y un castillo, película del también actor Gustavo Salmerón, es un buen ejemplo de esto. Claro: nada hay nuevo bajo el sol y su premisa —una familia que gira alrededor de un miembro excéntrico— ya se había visto en obras como El hombre que vivió en un zapato, de Gabriella Gómez-Mont. Sin embargo, no hay dos excéntricos iguales, como no hay dos familias lideradas por excéntricos que sean idénticas.

Hay una frase de Tolstói —ya vuelta refrán— que dice que todas las familias felices se parecen entre sí. Desde siempre he pensado que esa frase tiene mucho de falsedad, y no pude evitar recordarla al ver Muchos hijos, un mono y un castillo: un documental que narra la historia de una familia que, aunque feliz, lo es de forma única. Con aparentemente pocos artificios, la cinta es una especie de vhs familiar sacado de algún baúl secreto —de los que, por cierto, hay muchísimos en el castillo de esta familia— y mostrado, en toda su cruda honestidad, a un montón de desconocidos, con la única esperanza de que ellos también se hallen en estas peculiaridades. El resultado es una cinta vertiginosa, tanto como su singular protagonista, con aroma familiar; un relato íntimo que sigue a Julia “Julita” Salmerón, protagonista de la película y madre de Gustavo Salmerón, en sus devenires excéntricos: desde querer morir vestida de monja hasta cumplir su capricho de vivir en un castillo, el cual pierde como consecuencia de la crisis en España. Su historia es triste, hilarante y entrañable a partes iguales, de esas que se quedan en la cabeza —y en eso que llamamos corazón— durante largo tiempo.

Relacionados

Patrocinadores