🤖 Consulta las sedes y horarios de "El reino de la sirena" aquí

Conflictos sociales

Los muertos no hablan

Por Nora Morales

10 jul 2018

Compartir

El sol caía como plomo, lastimaba la carne descubierta, los ojos ardían; a un par de metros, ellos marchaban, con las botas largas retumbaban contra el cemento ardiente. Desfilaban con rifles, águilas, caballos, a pesar del cansancio, sus rostros ecuánimes guardaban orgullo, triunfo. Las personas alrededor gritaban emocionadas por ver a su ejército pavonearse sobre el asfalto de Reforma. Al llegar a casa, le conté a mi madre dónde había pasado la mañana y ella contestó “no entiendo a la gente que va a verlos: son un ejército vencido”.

La guerra contra el narco sólo ha dejado cicatrices incurables. Más que las promesas por las que se inició, ha puesto a la luz las profundas redes de impunidad y corrupción, y un duelo nacional; cada día nos faltan más. En 2016, con diez años de esta guerra sin cuartel, la cifra de civiles asesinados fue de 174,652 y casi 30,000 desaparecidos.

Cada una de estas 204,652 personas no siempre fue un número en una estadística, sino padres, madres, hijos, hermanos; cada una de ellas tenía sueños y expectativas. Cada una de esas personas pudimos ser nosotros. Cuando veía el desfile militar, sólo podía pensar en que podría ser la siguiente, que podría estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, que realmente nada me diferenciaba del resto de personas víctimas de las “equivocaciones” de los militares/narcotraficantes.

Nada me diferencia de los 43 de Ayotzinapa, ni de Jorge y Javier.

Hasta los dientes, dirigida por Alberto Arnaut, les regresa la individualidad a Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, dos chicos que fueron asesinados por “accidente” en una balacera a las afueras del Tec de Monterrey, y que fueron catalogados en primera instancia como sicarios “armados hasta los dientes”. Por 105 minutos, el director retrata con una narrativa coral el antes, durante y después del acontecimiento, que tras ocho años aún sigue causando indignación. Los “errores” en los que las personas civiles son asesinadas y luego catalogadas como criminales son brutalmente comunes; un soldado declara en el documental que los altos mandos les aconsejan matar a quienes les sean incómodos, utilizando la premisa “los muertos no hablan, no declaran”. Conociendo esta regla, ¿qué podemos esperar?

Hasta los dientes funge como una denuncia de miles de familias que aún esperan respuestas y justicia; como una demostración del dolor que el pueblo de México ha vivido a lo largo de doce años.

El sol caía como plomo, lastimaba la carne descubierta, los ojos ardían, y yo pensaba en todos nuestros muertos que estuvieron bajo esas botas, que rebotaban sobre el asfalto ardiendo. En que puedo ser yo la siguiente.

 

Relacionados

Más documentales sobre Conflictos sociales

Patrocinadores