🤖 Ya estrenamos Hasta los dientes, consulta la cartelera aquí 

Conflictos sociales

El cuarto de los huesos: un respiro en un luto prolongado

Por Arantxa Luna

11 sep 2018

Compartir

Nuestros hijos son lo más sagrado y ahora son presos de la impunidad”, reza una canción con una voz femenina amortiguada por la tristeza.

Mientras esta estrofa hace eco en el espectador, la cámara se aleja de una escena demoledora: después de años de búsqueda, una madre recibe los huesos de su hijo, desaparecido en el peligroso contexto que define a El Salvador.

El cuarto de los huesos (2015), es un documental escrito y dirigido por la salvadoreña Marcela Zamora Chamorro, que hace un recorrido exprés por su país y el estatus de trabajo del equipo de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal, una unidad conformada por cuatro especialistas que recibe, estudia y clasifica los miles de restos humanos producto de la violencia.

Después de una breve introducción al contexto de su país marcado por la guerra civil y el actual enfrentamiento entre pandillas, Zamora presenta a los doctores Saúl Quijada, Óscar Quijano, Angélica Aguiluz y su ayudante, Raymundo Sánchez. Todos ellos, además de practicar su profesión, narran la experiencia de ser un vehículo de esperanza para cientos de personas que buscan a sus desaparecidos.

Con una cercanía a lo realizado por el documentalista chileno Patricio Guzmán, en donde la memoria es necesaria para que siga en pie un país, Zamora no se detiene en las reflexiones líricas y opta por un estilo más directo, periodístico, pues además de los testimonios del equipo de Antropología Forense, la cámara escucha y sigue a cuatro mujeres, madres, hermanas y abuelas que buscan a sus familiares.

La visión de los doctores y la de las madres convergen de manera simbólica en una habitación, el cuarto de los huesos, una de las habitaciones del instituto en donde están guardados en cajas los restos humanos que han sido sacados de fosas comunes por todo el país. Pequeño para las dimensiones de la problemática social, aquí se reúnen, a través del dolor, la ciencia y la humanidad.

Con voz en off e imágenes que capturan el brillo del cielo, la constitución de las calles y los ciudadanos que avanzan en su día a día, de manera respetuosa, El cuarto de los huesos funge de testimonio para estas mujeres que, sin revelar su identidad narran el suplicio de lo que significa tener un desaparecido en El Salvador, en donde las autoridades son ajenas al dolor. Decepcionadas de las respuestas oficiales, ellas son unas de las pocas mujeres que han realizado una denuncia oficial y que dan seguimiento a los hallazgos del doctor Quijada y su equipo.

Este y otros documentales realizados por cineastas latinoamericanos son un ejercicio básico por atesorar la memoria, un pequeño respiro en un luto prologado que evidencia el agonizar de una sociedad atravesada por la injusticia y estrofas de canciones que reclaman paz y esperanza.

 

Arantxa Luna escribe sobre cine y televisión. Es estudiante de guionismo en el Centro de Capacitación Cinematográfica y responsable de Comunicación y Prensa en Interior XIII. Quiere que Carlos Vermut la adopte.

Relacionados

Más documentales sobre Conflictos sociales

Patrocinadores