🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Literatura

La canción de un dios llamado Nick Cave

Por Genaro Ruiz de Chávez Oviedo

14 nov 2018

Compartir

Un niño da un pequeño paseo hacia los límites del pueblo. Camina sobre las vías del tren hasta llegar al puente sobre el río. Recuesta su cabeza sobre los rieles, pega el oído al metal y escucha. Nada. Sigue caminando mientras observa al río pasar por debajo. Un pilote de concreto y el tronco de un árbol sobresalen de la superficie del agua turbia. Algún otro niño murió ahí mismo al saltar y golpearse contra el pilote; su cuerpo fue arrastrado por la corriente y lo encontraron mucho después, atorado en una maraña de ramas.

El niño vuelve a poner su oído contra los durmientes. Esta vez, la vibración le indica que el tren se acerca. La indecisión lo hace llorar, pues justamente se encuentra a la mitad del puente y no tendría tiempo de regresar. No sabe si debe intentar dar la vuelta o saltar…

El niño ya no está en el puente sobre el río, sino escribiendo sentado sobre la cama de su habitación en un hotel de Nashville, Tennessee. Tampoco es un niño ya, sino un hombre entrado en los cincuenta años. Él rememora, y al hacerlo, se vuelve un dios llamado Nick Cave. Toda la gloria de la inspiración se encuentra ahí, en ese cuarto de hotel: los arcángeles que gestionan incidentes con la policía, tour managers, músicos, musas, roadies, groupies y el coro de los astros girando en torno a él.

Nick Cave rememora y transforma. Vuelca su memoria en canciones escritas en su vieja máquina de escribir, o a mano, con una caligrafía más bien quebrada, sobre las bolsas para el vómito proporcionadas por las aerolíneas que lo trasladan durante su gira por veintidós ciudades de Norteamérica. Todo se vuelve combustible para ese «sistema nervioso que se alimenta de rimas y fantasmas», y que compone canciones que son mitos, dado que lo aceptan todo al interior de sí mismas.

Más allá de lo meramente temporal, existe una sucesión y un diálogo entre el disco de Nick Cave & The Bad Seeds, Push the Sky Away (2013), la película 20,000 Days on Earth (Dir. Jane Pollard y Ian Forsyth, 2014) y el libro La Canción de la bolsa para el mareo (The Sick Bag Song, Sexto Piso, 2015). En estas tres obras, sustentadas en los formatos disímiles más afines, se plantea el credo creativo del autor. Esta es una forma de creación profundamente compenetrada con la necesidad de vivir y de recordar lo vivido. Lo que vemos detrás de estas tres propuestas correlacionadas es una declaración de vitalidad que no excluye una sensibilidad decadentista; una producción equilibrada entre la disonancia y las imágenes delicadas.

El 2 de octubre Nick Cave & The Bad Seeds regresó a la Ciudad de México con la gira de su último material discográfico, Skeleton Tree (2016). Deberíamos señalar cómo este último disco lleva la marca de la muerte de uno de los hijos de Cave, y cómo éste hecho impregna de tragedia las diferentes canciones que lo componen. A manera de una elegía, el disco da testimonio de paisajes emocionales desgarradores o tiernos, pletóricos de una emotividad inusitada en la música popular contemporánea. En Skeleton Tree escucharemos invocaciones, exorcismos y catarsis, la canción cumpliendo sus funciones rituales. Como lo menciona el mismo Cave en unas líneas memorables de 20,000 Days on Earth:

The song is heroic because the song confronts death. The song is immortal and bravely stares down its own extinction. The song emerges from the spirit world with its true message: One day I will tell you how to slay the dragon”.

El dios se encuentra una vez más en el puente. Otra vez es un niño indeciso entre saltar al agua turbulenta o ser arrollado por la locomotora. Decide saltar, y nos recuerda de manera proverbialmente ejemplar que crear siempre será dar ese salto mortal.

 

Genaro Ruiz de Chávez Oviedo (Ciudad de México, 1984) Ha publicado los libros de poesía Templos (2018) y Anidar el relámpago (2014), así como colaborado en las antologías Constitución poética de los Estados Unidos Mexicanos (2017) y Los muertos (2012). Algunos de sus textos pueden ser leídos en Nexos, La Jornada Semanal, Periódico de Poesía, Crítica y Tierra Adentro, entre otros.

Relacionados

Más documentales sobre Literatura

Patrocinadores