Conflictos sociales

Una batalla por la esperanza

Reseña de Disparos (Dirs. Elpida Nikou, Rodrigo Hernández Tejero)

Por Dani Pérez

25 feb 2019

Compartir

A través de la historia del fotógrafo Jair Cabrera, los directores Elpida Nikou y Rodrigo Hernández Tejero presentan este fuerte e inolvidable documental sobre la violencia, la corrupción y el crimen organizado en la capital de México. Jair siente pasión por fotografiar el lugar en el que nació y se crió —Iztapalapa, el barrio más poblado de la Ciudad de México, que enfrenta un alto nivel de crimen debido, en gran parte, a la pobreza y a los narcotraficantes. El talentoso fotoperiodista captura las hermosas y vibrantes caras de Iztapalapa—como sus festivales coloridos— pero se enfoca con más frecuencia en las facetas más oscuras del barrio, en sus escenas de crimen y la presencia extendida de bandas criminales. Para Jair, estos aspectos amenazadores de Iztapalapa son apenas una parte de la vida cotidiana, porque muchos de los amigos con los que creció forman parte de las bandas.

Es un barrio con muchas dificultades a raíz de la violencia, y falta de oportunidades de crecimiento. Pero para mí es mi casa, es mi hogar. Es todo para mí”, reflexiona.

Con su fotografía franca y al mismo tiempo desconcertante, Jair presenta algunos detalles de Iztapalapa que harían que muchos desvíen la mirada. Pero para él no hay posibilidad de mirar hacia otro lado porque los asesinatos frecuentes son un recordatorio de que él o sus seres queridos podrían haber sido fácilmente las víctimas. A pesar de enfrentar amenazas constantes a su carrera— y a su vida— Jair usa sus fotografías para abrir los ojos de la gente ante la violencia y la injusticia con las que él y sus vecinos tienen que vivir.

Bajo la instrucción del fotógrafo Jesús Villaseca, Jair es reconocido como el estudiante más destacado en su clase. Eventualmente va a trabajar para uno de los periódicos nacionales más respetados, siempre atento a cada asesinato para poder capturarlo con su cámara; una de estas imágenes perturbadoras llega a ser elegida para estar en la revista Time como una de las cien mejores fotografías de 2015. Exhibiendo una extraordinaria habilidad para retratar poderosamente a sus sujetos en las circunstancias más desesperantes y desmoralizantes, Jair logra exactamente lo que su maestro considera que es el propósito de la fotografía:

La fotografía es un motor, una herramienta para transformar a la gente”.

La película muestra las vidas de Jair y Jesús, y las dificultades que enfrentan; la tensión entre la esperanza y la desesperación en uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión del periodismo. En medio de niveles de violencia que crecen sin parar y un gobierno que sigue contribuyendo al problema, Jesús opina que la educación y el arte son formas de enfrentarse a la espantosa realidad en la que muchos jóvenes se sumergen: “Estamos en una guerra entre la educación o la cultura, contra los cárteles. ¿Quién se lleva más jóvenes, la cultura, o los cárteles? Esa es nuestra guerra. Hagamos miles y miles de disparos, pero con la cámara”. Jair, al contrario, confiesa sombríamente, “Yo pensé que sí podía aportar algo, pero me arrebataron esa esperanza y me dijeron que no era así”, refiriéndose al gobierno mexicano y al grupo de crimen organizado que le detuvo a él y a sus compañeros de trabajo.

Disparos es un increíble testimonio de la capacidad de la educación para empoderar a las personas en los márgenes de la sociedad, y al mismo tiempo es testigo del enorme peligro que uno enfrenta al tratar de cambiar un sistema cruel e implacable. Sin miedo a mostrar la angustia y la desesperanza, junto con la fe y la emoción, este documental presenta más preguntas que respuestas, exponiendo la dura batalla por mantener la esperanza ante la constante amenaza de la violencia.

Relacionados

Más documentales sobre Conflictos sociales

Patrocinadores