🤖 Descarga los programas de mano de la Gira 2019 aquí

Gira

25 palabras o menos

Por Norahenid Morales

14 mar 2019

Compartir

Reseña de Gimme Danger

El documental Gimme Danger (2016), del director Jim Jarmusch, retoma la icónica historia de The Stooges, la banda liderada por el magnífico Iggy Pop, quien logró con sus bailes psicodélicos que, después de más de 50 años, los sigamos recordando.

The Stooges forma parte de ese tipo de genios que se adelantaron a su época, de esos que podemos adherir a los parias incomprendidos que, más tarde que temprano, son enaltecidos y estudiados por las próximas generaciones.

Es curiosa la construcción del estilo tan único de la banda estadounidense, ya que al ver cómo fue la formación de la misma, The Stooges es comparable a un Frankenstein que realmente asustaba. Con instrumentos hechos en casa que creaban sonidos extraños, así como la indudable influencia de la música negra en Iggy, la mente maestra detrás de esos adolescentes, y la elevación creativa que les permitía el LSD y la marihuana, The Stooges fue esa banda que se creó sobre la marcha, con cachos de todo lo que les llamaba la atención.

Esta parte de la banda es muy importante, ya que incluso el trabajo que podemos observar de Jarmusch responde a esta característica, un collage de fotos antiguas, entrevistas en distintas locaciones siguiendo la misma historia, videos de la banda, así como escenas de películas, videos y programas de televisión de época, que le dan un toque contextual al documental. Además, es muy interesante y divertido el toque que le dan las partes animadas con base en las anécdotas del propio Iggy. El resultado final es una biopic que responde directamente a la esencia de The Stooges, un collage de prueba y error, con mucho humor, e innovación musical, contado en menos de 25 palabras.

Iggy nos deja entrar a su infancia cuando recuerda sus programas favoritos, como el de un actor que recibía cartas de niños para leerlas en su cápsula, pero al ser tantos les pedía encarecidamente que fueran textos de 25 palabras o menos.

Esta referencia fue una de las determinantes en la banda, ya que Iggy Pop intentaba que todas sus canciones tuvieran sólo 25 palabras diferentes, e incluso menos, lo que lograba que fueran simples, repetitivas e hipnóticas. Él mismo dice que quería alejarse de Bob Dylan y su blah, blah, blah.

Precisamente lo que hoy le aplaudimos a esta banda es su manera tan distinta de ser en pocas palabras, dejando como actor principal a las sensaciones que la música pudiera causar en los espectadores. Música que no se necesita explicar a sí misma, sólo es y nos encanta.

Relacionados

Más documentales sobre Gira

Patrocinadores