🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Archivos

El dulce inframundo

Reseña de Camorra (dir. Francesco Patierno)

Por Odalis García

6 may 2019

Compartir

“Nápoles es adicción”. Esta atrevida declaración forma parte del principio del documental Camorra, de Francesco Patierno. Esta película histórica, de tintes antropológicos, es un retrato de la ciudad costera italiana de Nápoles y su conexión simbiótica con el crimen organizado. Con alrededor de treinta años de metraje de archivo proveniente de la emisora nacional RAI TV, comprendemos profundamente la realidad de la vida en esta antigua y pintoresca ciudad.

Camorra parece algo nacido de la imaginación de Patierno, el relato ficticio de una ciudad en vilo sobre los peligros del pecado mortal. No sólo nos muestra el cómo sino el por qué: el documental es más que una historia acerca de la Camorra, una de las organizaciones criminales más antiguas de Italia, ya que teje las dificultades socioeconómicas que aquejan a los napolitanos y cómo están atados al colapso debido a sus malas circunstancias. Para ellos es el hambre o la supervivencia, y la supervivencia significa caer en la malavita.

Este punto sobre cómo las dificultades económicas llevaron a los napolitanos a la vida de la ilegalidad, se expresa dos veces al principio y al final de la película: esta sociedad ha sido abandonada por cualquier otra forma de orden social y, por lo tanto, hay una zona gris que significa acudir a las actividades ilícitas. Incluso el alcalde de la ciudad confiesa que arrestar a cualquier vendedor de contrabando significa que habrá familias que pasarán hambre y tendrán que recurrir a una vida delictiva para sobrevivir. Los mafiosos vieron esta oportunidad para infiltrarse en la vida cotidiana de los napolitanos, dejándolos sin más remedio que dedicar su vida a la Camorra.

Todos estos hilos e historias diferentes del crimen napolitano se entretejen maravillosamente a través de la poderosa banda sonora de la película. La genialidad en el trabajo de Patierno es que no se basa en la memoria, sino que nos lleva directamente al origen de la acción. Nosotros, junto con la ciudad de Nápoles, somos testigos de las transgresiones que ocurren dentro de ella.

“Nápoles es adicción”, escuchamos a la voz en off decir esto una vez más al final del documental. Recordándonos que nos sentimos atraídos por Nápoles, por su alegría, colores y sonidos, pero será difícil alejarse de lo atractivo que resulta el mal con el que lidia la ciudad.

Relacionados

Más documentales sobre Archivos

Patrocinadores