Una historia eterna

Reseña de No soy tu negro

Por Isabel Alexander

28 feb 2017

Compartir

Traducción de Aida Flores

En el documental I Am Not Your Negro (2016), el director Raoul Peck analiza la división racial de Estados Unidos desde la retórica de Remember This House, libro inconcluso del activista por los derechos civiles afroamericanos James Baldwin. Las reflexiones personales del escritor – narradas por la profunda voz de Samuel Jackson – nos guían por una compilación de material multimedia: grabaciones que evidencian la brutalidad policiaca, escenas de películas con contenido racista y apariciones del mismo Baldwin. El resultado: un perturbador ensayo cinematográfico que trasciende cualquier barrera histórica.

“I Am Not Your Negro”, Ambulante Gira de Documentales 2017

Las reflexiones del escritor nos guían por una compilación de material.

El mismo Baldwin encarna cierta infinitud. Cuando en la primera escena habla del “viaje que tendrá que hacer” para poder escribir su libro, la toma que acompaña sus palabras es intencionalmente ambigua en cuanto a la época. Podría bien situarnos en 1979 ­– año en que Baldwin comienza el proyecto – o en algún momento del presente, desde donde el escritor nos lleva en un viaje retrospectivo.

En muchos sentidos, esto no importa: las visiones proféticas de Baldwin son tan dolorosamente acertadas que bien podría haber vivido para siempre.

Desde la brutalidad de la policía hasta la “inmadurez” de algunos políticos, muchos de los males de los que Baldwin se lamenta han persistido a través de la historia.

Esta es una realidad que Peck resalta al combinar imágenes recientes con comentarios del fallecido escritor. Mientras que algunas escenas son indudablemente actuales (la boca de Donald Trump pidiendo una hipócrita disculpa, por ejemplo) otras son, como ya dijimos, cronológicamente ambiguas. La escena de una pelea entre policías blancos y ciudadanos negros parecería ajena a una época como la nuestra hasta que Peck revela el lugar y el año: Ferguson, Missouri, año 2014. Parecería como una regresión en el tiempo y esto se debe a que los colores de las imágenes logran que éstas parezcan como de los años cincuenta; un truco artístico ejecutado hábilmente por Peck que trastoca la confianza que tenemos en un Estados Unidos posracial.

“I Am Not Your Negro”, Ambulante Gira de Documentales 2017

Algunas escenas son cronológicamente ambiguas.

Son estos matices en la yuxtaposición de sonido e imagen – a veces dentro de la misma escena y otras veces, entre escenas –lo que hace que esta película pase de una lección lineal de historia a una experiencia cautivadora con múltiples capas. Y no siempre es una experiencia agradable. En un punto del documental, Peck mezcla el sonido de una película del gobierno de Estados Unidos de los años sesenta (un grotesco comercial idealista que presenta “la belleza del paisaje estadounidense, su legado y su historia, y sus infinitas oportunidades”) con imágenes de manifestaciones violentas ocurridas pocos años después. “La historia de los negros en Estados Unidos es la historia de los Estados Unidos”, explica posteriormente Baldwin, “no es una historia bonita”.

I Am Not Your Negro tampoco lo es y no por falta de artisticidad, sino porque nos presenta muchas verdades incómodas. Pero, ¿por qué son verdades? En la escena final, Baldwin incita al espectador (a un supuesto espectador blanco) a explicar la existencia de los constructos racistas: “¿Para qué era necesario tener a un negro? Si ustedes fueron los que lo inventaron [al negro] deben averiguar por qué lo hicieron”. Esta última línea no deja lugar a dudas: la película es más que sólo una presentación de los hechos, es un llamado a la acción.

Related

Sponsors