🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

¿Qué es Ambulante Más Allá?

Ambulante tras bambalinas

Por Ma. Cristina Alemán

1 may 2017

Compartir

La programación de Ambulante 2017 incluye tres programas que se titulan “Ambulante Más Allá” y, si uno lee con cuidado, se enterará que se trata de los cortometrajes producidos por el programa de capacitación de Ambulante. ¿Pero exactamente qué es Ambulante Más Allá y cómo funciona? María Inés Roqué, directora de formación y producción de Ambulante, lo explica a detalle.

¿En qué consiste Ambulante Más Allá?

Ambulante Más Allá (AMA) es el proyecto permanente de formación de Ambulante, dura un año y ya está en su quinta generación. Esto quiere decir que hemos formado a más de 100 jóvenes de distintas partes de México, sobre todo del sur.

AMA es un taller teórico práctico porque a lo largo de un año se van desarrollando cortometrajes: los alumnos no sólo aprenden qué es el cine documental, sino que lo hacen. Tener una experiencia completa y una película bien producida, bien terminada, es parte de la formación.

Imagen de <em>Chacahuita</em>, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Imagen de Chacahuita, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Además de AMA hay otras iniciativas de formación, hay otras becas y Ambulante siempre ha ofrecido talleres, algunos durante la Gira desde sus inicios, sin embargo la característica principal de AMA es que no sucede en unos días, sucede a lo largo del año con un sistema modular. Nos reunimos una vez al mes durante cinco días de trabajo muy intenso y en ese proceso poco a poco vamos avanzando en las distintas disciplinas necesarias para hacer un documental. Así vamos creando los proyectos: se definen las ideas, se afinan, se decide cuáles vamos a producir, hay un periodo de rodaje, y otro de edición. Una parte fundamental del proceso son los asesores y profesores, Ambulante trabaja con más de 20 cineastas con distintas especialidades. En AMA vamos invitando dos profesores diferentes en cada módulo, después se integran como asesores de rodaje durante unos días, para el arranque del rodaje, y luego en el proceso de edición también hay un número determinado de horas de asesoría –unas se hacen en el campo directamente, otras se hacen a distancia– hasta que tenemos el corte final del documental.

AMA siempre está preocupado por tener un sentido de identidad y de equidad.

No es un programa “para indígenas” o “para negros” o “para mujeres”. Es un programa de formación que apuesta por la capacidad de trabajar con gente diferente a ti y de aprender de esa experiencia y descubrir que tienes más cosas en común con aquellos de lo que pensabas. Independientemente de las diferencias –ya sean por cuestiones económicas, étnicas, raciales o de género- en el trabajo identificas tus auténticos intereses y tus auténticas habilidades al relacionarte con los otros.

¿Cómo se elige cada generación de Ambulante Más Allá?

El proceso nos toma aproximadamente un año y medio, aunque para los estudiantes sólo dura un año. Este año y medio tiene que ver con el proceso de preparación y el periodo de posproducción. En la parte de “pre” se publica una convocatoria. Se mueve a través de las redes y a veces directamente en el campo para poder llegar a la población que no está tan conectada. Este año estuvimos convocando a poblaciones de origen afro, afromestizas y afroindígenas en Oaxaca y en la Costa Chica de Guerrero, y además de circular la información en redes, fuimos a las comunidades y la promocionamos a través de altavoces y con una camioneta desde donde también podíamos responder dudas, mostrarles qué es un documental y repartir las hojas de registro entre la gente. La convocatoria también la hacemos llegar a organizaciones civiles que trabajan sobre temáticas que puedan enriquecer la discusión al interior del grupo. Así, la gente que está cumpliendo el trabajo de comunicación dentro de sus organizaciones tiene la oportunidad de inscribirse (si les interesa) y mejorar su trabajo. Este año, por ejemplo, trabajamos directamente con organizaciones dirigidas a la población afromexicana.

Imagen de <em>Katy</em>, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Imagen de Katy, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Después de la convocatoria, lo que sigue es elegir del universo de primeras solicitudes las que creemos que tienen más posibilidades, y eso es más o menos un 40% de los interesados. A ellos se les hace una entrevista, que idealmente es presencial pero por razones de acceso, distancia y logística a veces se hace vía telefónica o vía Skype. Se lleva a cabo una conversación en la que se les explica muy detalladamente en qué consiste participar en el taller. Esto es importante porque AMA requiere de mucho compromiso, mucha dedicación, trabajar en equipo, viajar, desconectarte de tu casa por varios días; más el trabajo de las clases modulares, las tareas, el trabajo en equipo para rodar, el trabajo para editar… Entonces les explicamos muy bien para que haya el menor índice de deserción posible. Ya con eso, vemos quienes podrían conformar una generación.

No se trata sólo de encontrar buenas ideas o buenos aspirantes por sus habilidades, sino gente que pueda formar equipos de trabajo.

Tu no haces una película solamente con fotógrafos o solamente con editores o solamente con directores, tienes que tener gente dispuesta a trabajar en la idea de otros. Eso nos lleva a formar generaciones, más que individuos. El proceso entre que empezamos a mover la convocatoria hasta que cerramos la selección puede tomar varios meses, a veces tres o hasta seis meses.

Imagen de <em>Nkwí nayà tónko: compromiso de palabra</em>, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Imagen de Nkwí nayà tónko, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

¿A qué estados de la República Mexicana ha llegado Ambulante Más Allá?

Hemos trabajado en Campeche, Yucatán, Chiapas, Oaxaca y Guerrero. Además, tenemos una experiencia particular con el grupo de Mujeres Kaq’lá en Guatemala, porque con ellas tuvimos el primer taller con el nombre de Ambulante Más Allá. A partir de esa experiencia, -un taller de una semana-, nos dimos cuenta que necesitábamos otra metodología para que ellas se lanzaran a hacer su documental; que una semana podía ser poco tiempo si uno no tiene experiencia previa o no tiene un contexto que le permita producir. Las Mujeres Kaq’lá abrieron una nueva modalidad de trabajo porque tenían una visión muy madura, con objetivos muy claros, con investigaciones de campo muy importantes, entonces tenían un material de base y la manera de trabajar con ellas fue a través de asesorías y acompañamientos tanto en el rodaje como en el proceso de edición. Pero esa experiencia, teniendo gente madura y un trabajo anterior de trece años entre ellas, nos permitió ver que cuando trabajas con otro tipo de población necesitas otro tipo de metodología. Por eso consideramos a las Mujeres Kaq’lá como las madrinas de todo el proyecto.

¿Siempre se muestran los resultados de Ambulante Más Allá en la Gira?

Sí. Su primera salida es la Gira. Aunque algunos grupos lo muestran inmediatamente en el lugar donde lo hicieron, en general en sus propias comunidades, en términos públicos más amplios la salida de los documentales siempre es la Gira más próxima. Se forman programas de cortometrajes que van recorriendo los estados.

Imagen de <em>El ombligo del cocoshle</em>, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Imagen de El ombligo del cocoshle, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

También tenemos otras experiencias, algunos proyectos que muestran un muy alto nivel de material pueden ser un poco más largos que un cortometraje, y es más tiempo de edición. Hemos encontrado la manera de seguir apoyando a estos proyectos hasta que lleguen a su mejor solución posible. Esto nos lleva a tener ya dos largometrajes, Don de ser (2015, dir. Néstor A. Jiménez Díaz) y Gente de mar y viento (2016, dir. Ingrid Fabián). También tenemos algunos mediometrajes, como El ombligo del cocoshle (2016, dir. David Martínez Pinacho) que está en la Gira actual y dura 42 minutos; es más largo que un cortometraje y tampoco es oficialmente un largometraje, pero nosotros pensamos que la película tiene que durar lo que debe durar. Otro largometraje que vamos a sacar, de un poco más de 60 minutos, es Siempre andamos caminando, que viene de la generación cuatro (al igual que El ombligo del cocoshle). Por ejemplo, Gente de mar y viento era originalmente un cortometraje de la segunda generación, estrenado en 2014, y ellos siguieron trabajando para en 2017 estrenarlo como un largo. El equipo trabajó con una comunidad que resistió la entrada de un parque eólico, pero sentían que faltaba contar la historia de otra comunidad que no pudo oponerse. Finalmente lo que ves en la película es el contraste entre los que lograron defender su territorio y entre quienes tienen que vivir en medio de un parque eólico.

Imagen de <em>Gente de mar y viento</em>, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

Imagen de Gente de mar y viento, parte del programa de AMA en la Gira 2017.

¿Por qué vale la pena ver una función de Ambulante Más Allá?

AMA te permite acercarte a muchos lugares de México y conocer lo que la gente joven, interesada en su entorno, ve a su alrededor. Hay preocupaciones que nosotros vamos identificando como permanentes en distintos lugares, pero al final te vas dando cuenta que este país es un universo muy complejo, con gente muy diferente que está viviendo algunos problemas comunes, pero que en cada lugar tiene una expresión propia.

AMA te permite ver México desde otro punto de vista, sobre todo a quienes habitamos en las ciudades y creemos que las cosas sólo son como nosotros las vivimos.

Siento que Ambulante Más Allá es como asomarte al Aleph de Borges; desde ahí puedes ver muchas cosas, enterarte de lo que está pasando en muchos lugares pero, sobre todo, conocer los puntos de vista de mexicanos que no necesariamente son iguales a ti.

Related

Sponsors