🤖 Descarga el programa de la Ciudad de México aquí

Género

Plaza de la soledad

Por Sheerly Avni

28 may 2018

Compartir

Sorry, this entry is only available in Spanish For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Justo antes de los créditos finales de Plaza de la Soledad, primer largometraje documental de la reconocida fotógrafa Maya Goded, aparece una dedicatoria: “Con amor a nuestras madres y abuelas”. La película propone una mirada dulce, pero nada sentimental, a las vidas de las prostitutas que trabajan, viven y envejecen en el barrio de La Merced, en la Ciudad de México.

Goded se abstiene de tomar una postura explícita acerca de las vidas de sus protagonistas, a las que conoce desde hace más de una década, y se aleja del voyeurismo lascivo o la lástima. Tampoco pretende editorializar; por el contrario, se dirige a sus personajes como a participantes en el proceso de realización de la película y narradoras empoderadas de sus propias historias.

Esther, orgullosa, nos muestra cómo baila y se contonea tanto para sus clientes como para su amante Ángeles; Carmen nos invita a seguirla mientras busca a Lupe, su hija, embarazada e indigente; y Raquel, una mujer fuerte de 68 años, que nunca se quita la peluca por consejo del tarot, cierra la película con una interpretación valiente y conmovedora de “Esclavo y amo”. Esa canción embona a la perfección con un documental que es, en última instancia, una carta de amor a las madres, abuelas e hijas de la Plaza de la Soledad, cuya canción no ha sido aún entonada.

Relacionados

Más documentales sobre Género

Sponsors