🤖 Consulta la convocatoria de Ambulante 2020 aquí

Conflictos sociales

Narrativas para un suceso complejo

“Para poder abordar este suceso, primero tenía que contar muchas otras historias”, Jumana Manna, directora de Parientes silvestres

Por Jumana Manna

2 abr 2019

Compartir

Sorry, this entry is only available in Spanish For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Traducción por Nidia de la Vega

Comencé Wild Relatives (Parientes silvestres) a partir de preguntas generales acerca de la forma en que los enfoques taxonómicos a la naturaleza han acelerado cambios en los ciclos de vida de las plantas y de sus aliados, los pequeños campesinos. Me he enfrentado a la experiencia compleja de encontrar algo tan hermoso que carga en sí historias de violencia colonial, ya sea un herbario, un jardín botánico, o bien una semilla germinando en un laboratorio.

Wild Relatives es la primera película que hago complemente fuera de Palestina. No obstante, los campesinos en Líbano y Siria comparten historias y relaciones de poder similares a las de mis padres y abuelos. No hace tanto, antes de la agroindustria y las fronteras que hoy conocemos, los campesinos de Galilea, Monte Líbano y Hauran viajaban con sus cosechas para hacer trueques.

Lo que parece que compartimos en la actualidad es una indiferencia generalizada por la vida agrícola y la migración masiva de las zonas rurales a las urbanas, e incluyo en esto a mi propia familia. Cuando me encontraba en Líbano, fui a un centro de investigación agrícola, que debido a la guerra civil siria había tenido que mover su sede de Alepo al Valle de la Becá. No pudieron llevarse a la nueva sede su banco de germoplasma, una colección importante de semillas silvestres y de pequeños campesinos. Por lo que decidieron crear un duplicado con las semillas que tenían respaldadas en una bóveda lejana en una isla noruega llamada Svalbard, ubicada en el Círculo Polar Ártico.

Ya que fui criada en Jerusalén, y estudié en Noruega, esta conexión geográfica y resonancias simbólicas de la historia atraparon mi atención. Me inspiró a crear una narrativa diferente a la de los medios, tomar como punto de partida estos dos puntos de la Tierra conectados por una transacción de semillas.

Entre más aprendía, más entendía que para poder abordar este suceso, primero tenía que contar muchas otras historias. Estudié la historia del centro ICARDA (Centro Internacional de Investigación Agrícola en Áreas Desérticas), la red a la cual pertenece y cómo lleva a cabo la “mejora” de cultivos a través de la hibridación. En colaboración con centros gubernamentales, se supone que estas “semillas mejoradas” incrementan la producción, son resistentes a plagas, y en teoría, mejoran el sustento de los campesinos pobres.

La distribución de semillas de alto rendimiento tiene su origen en la revolución verde, un movimiento relacionado con la producción agrícola y con políticas extranjeras, que creía que se podía acabar con la hambruna a nivel mundial distribuyendo dichas semillas, además de técnicas de irrigación e insumos agrícolas. No obstante, el fomento de esta agricultura industrial es prácticamente la base de la mayoría de los problemas que la agricultura le está causando al planeta actualmente.

Por medio de los diversos enredos presentados en esta película, busqué encontrar las conexiones entre la revolución verde y la revolución siria, dado que fueron precisamente los campesinos pobres quienes, en su mayoría, protestaron contra el régimen de Asad en 2011. Sus vidas se habían tornado insostenibles debido a la liberalización del mercado, los cortes a los subsidios agrícolas y la mala gestión de los recursos naturales. Además quería dar una respuesta al irónico hecho de que la colección de semillas más importante de la región estaba alojada en Alepo, una ciudad en la que el régimen de Asad utiliza el hambre como arma de guerra.

Walid, el campesino que practica agricultura orgánica en la película, nos recuerda que existen modelos de preservación de semillas alternativos y no institucionales. Walid sueña con un movimiento agrícola independiente en Siria, en el cual las semillas estén en las manos de los campesinos, y no del régimen ni de las corporaciones.

Wild Relatives aborda distintos enfoques de la agricultura industrial y orgánica, e intenta ir más allá de la dicotomía entre estas dos. Procura reflexionar sobre las políticas de la vida rural, el profundo conocimiento que históricamente posee y las fuerzas que han causado cambios significativos en ella.

La travesía de las semillas, las diversas jerarquías e infraestructuras por las que pasan, así como sus ciclos de nacimiento, crecimiento, muerte y renacimiento fueron el eje de mi guion.

Texto compartido por MUBI, plataforma que exhibió de manera exclusiva Wild Relatives como parte de una colaboración con la Film Society del Centro Lincoln para Art of the Real, una muestra de voces innovadoras de la realización de no ficción y docuficción.

Related

More documentaries about Conflictos sociales

Sponsors