La vida desde el despojo. Sobre Cruz

Por Diana Zavaleta

31 may 2022

Compartir

Sorry, this entry is only available in Spanish For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

En la Sierra Tarahumara de Chihuahua, a la periferia de la masa urbana, se ubica la comunidad rarámuri El Manzano; Cruz y su familia pertenecen a ella. Las primeras imágenes del documental sobre ellos son contundentes: observamos un modo y estilo de vida completamente ajeno a nuestra realidad citadina, prácticas que se han perdido y una convivencia entre el ser humano, la naturaleza y el entorno, en la cual pareciera que estos elementos se fusionan y fungen como uno mismo. Afirmar que ahí radica parte de su vitalidad es arbitrario; pero lo que es claro es que en ese espacio marginado por la sociedad y el Estado se encuentran las raíces e identidades de cada rarámuri de la región.

La diversidad cultural que presenta la comunidad indígena no resulta un impedimento para ejercer violencia y cometer abusos por la autoridad o cualquier grupo del crimen organizado. En este sentido, la directora Teresa Camou Guerrero muestra de qué manera repercute la invasión y el reclutamiento por parte del narcotráfico a esta comunidad. Ya no somos testigos únicamente de actos tan inclementes como lo es el despojo, sino de las consecuencias que trae consigo para todo aquel exiliado que anhela y exige al poder político la recuperación de sus tierras. Mientras eso se logra, no solo se trata de un proceso de adaptación a lo moderno lleno de contrastes, sino del innegable olvido de costumbres, tradiciones, cultura y dialecto. He aquí una reflexión, ¿qué queda de uno mismo si nos es arrebatado todo aquello que nos define?

Afirmar que ahí radica parte de su vitalidad es arbitrario; pero lo que es claro es que en ese espacio marginado por la sociedad y el Estado se encuentran las raíces e identidades de cada rarámuri de la región.

Cruz no alude específicamente al padre de familia ni al gobernador desde los 16 años por elección de su comunidad. Cruz representa a toda la colectividad que busca justicia y el retorno a la vida que les fue privada. Contrario a lo que pudiera pensarse, el desalojo de sus tierras, la muerte injustificada, las amenazas y el miedo por represalias no son suficiente para apaciguar el sentimiento de lucha, el deseo por la preservación cultural y el aferrarse a un escenario donde pondere la justicia y se anule toda violación de derechos por parte de las autoridades y la relación entre el crimen y el Estado.

En este documental se explicita la vulnerabilidad de una comunidad indígena; sin embargo, el coraje se transforma en fortaleza y el desplazamiento en resistencia. Es cierto que las costumbres, actividades y estilo de vida que llevan las comunidades autóctonas no se ajustan al sistema político actual; pero más allá de asimilarlo así, parece pertinente replantear las diferencias. A pesar de la desafortunada colusión entre el Gobierno y el crimen organizado, su nula acción y participación para ejercer justicia, la desigualdad cultural no es sinónimo de reposo. Tan es así, que somos espectadores de una historia de vigor y entereza con tal de recuperar las tierras y lo que estas traen consigo. No se trata de predisponernos ante las formas de organización que desconocemos, sino de mirarles con todas sus habilidades y capacidades que los mantienen latentes hasta hoy.

Related